Paisaje después del desastre #RecuperarT #Recuperarlapública

Estudian más, pero son más pobres

España es uno de los países más desiguales del mundo, de acuerdo con los últimos informes de Intermón-OXFAM. La educación pública, que se fortaleció como medio de compensación y como ascensor social durante los años ochenta y noventa, ha sido sometida a una cirugía lobotomizadora que, para más escarnio, pretendía presentarse en nombre de la reforma pedagógica y la optimización de los recursos: la LOMCE.

Todavía se agitan cifras como la reducción del abandono escolar para legitimar los efectos destructivos de  los recortes en medios materiales y humanos: un 19,7% de media en 2016 y un 23,8% en Andalucía.  Se refieren exclusivamente a los jóvenes titulados de la ESO entre 18 y 24 años y ponen de manifiesto un retorno a las aulas, mientras los índices de paro juvenil siguen siendo extremadamente altos. De similar modo, el fracaso escolar: es decir, las niñas y los niños que no han conseguido culminar la ESO ronda el 20% y, en Andalucía, casi el 25%. Los niños y las niñas que repiten curso antes de 4º ESO significan casi el 40%.

Es cierto que esos números han descendido desde 2007 hasta la actualidad, como puede comprobarse anualmente en el barómetro de Save the Children sobre la infancia. Sin embargo, los índices de pobreza severa entre la población infantil no han dejado de crecer en el mismo período: casi un 17% en España y un 26% en Andalucía. Así pues, se da el caso, como cuando hablamos del mercado laboral, que las niñas y los niños estudien más, pero vivan e incluso se alimenten peor.

La paradoja podría referirse igualmente a los centros educativos que se enfrentan al desafío de la sociedad digital con menos recursos: un acceso deficiente a la red, una conectividad deplorable, equipos que no se han renovado durante una década. La educación pública, como decía en otro lugar, se ha descapitalizado, mientras los centros concertados se las arreglan para financiarse con recursos propios… del Estado o de las familias.

Imágenes del desastre neoliberal

Hay una imagen que ha quedado grabada en las retinas de la generación supuestamente beneficiada por la burbuja económica de la década prodigiosa, cuando apenas acababa de empezar.

Aznalcóllar es conocido mundialmente por “el desastre” de 1998, que dinamitó el ecosistema del río Guadiamar como una bomba H: los vertidos tóxicos ocasionados al reventarse la balsa de residuos, defectuosamente fabricada y mantenida, de la mina de pirita y piroclasto, propiedad de la empresa sueca Boliden.

Prado_-_Los_Desastres_de_la_Guerra_-_No._81_-_Fiero_monstruo!
Goya, “Fiero monstruo”. Los desastres de la guerra, Museo del Prado.

Las consecuencias en la vida de la gente y en las familias fueron directas e indirectas: cuatro años después, la Mina se cerró. Veinte años más tarde, la compañía entonces propietaria todavía no ha pagado las indemnizaciones correspondientes.

El neoliberalismo no tiene escrúpulos en cargar sobre las espaldas de todos: el tesoro público, los desastres que provoca, ya sea a través de las minas a cielo abierto, las nucleares o la especulación financiera. Desde hace dos años, se vuelve a hablar de la reapertura inminente de la Mina en la Corta de los Frailes. Ahora bien, los hechos muestran que la continuidad de los puestos de trabajo, caso que se lleve a cabo, estará vinculada a la seguridad ecológica de la explotación.

El IES Aznalcóllar se creó hace quince años en plena crisis ecológica, más o menos por las mismas fechas que el PAMA (Parque de Actividades Medioambientales de Andalucía). Fue catalogado como centro de atención educativa preferente, con el propósito expreso de que sirviera a la compensación de las desigualdades en el ámbito educativo. Hay que valorar mucho los esfuerzos de los docentes que han pasado por sus aulas durante tres lustros, así como el trabajo diario de los colegios públicos CEIP Las Erillas, CEIP Zawiya y CEIP Cruz Blanca.

No obstante, las esperanzas generadas tanto por el PAMA como por el nuevo IES, el primero y el único en el pueblo, volvieron a sufrir otro embate: el de la crisis económica desde 2007 y la consiguiente pérdida de puestos de trabajo y de renta entre las familias.

Captura de pantalla 2017-03-09 a las 13.20.43

Captura de pantalla 2017-03-09 a las 13.21.13
Fuente: Expansión, Datosmacro.com

Téngase en cuenta que, sin desastre ecológico que lo justifique, la tasa de desempleo en Andalucía ronda las mismas cifras: 28,3% en 2016. ¿Se puede hablar de recuperación en tales condiciones?

Nuestro IES: una comunidad en reconstrucción

Este curso 2016/2017 en el IES Aznalcóllar ha empezado como si fuera la alegoría de un país deshecho. El curso anterior terminó con la dimisión abrupta del equipo directivo y la renovación de más de dos tercios de la plantilla docente. Tanto el alumnado como las familias tienen la impresión de que el centro no alcanza los estándares exigibles, lo cual viene corroborado por las estadísticas de absentismo y de suspensos en el primer trimestre, por encima de la media andaluza y provincial.

Al cabo de quince años de su apertura, quienes llegamos al centro olíamos la tierra chamuscada. El proyecto educativo anterior contemplaba la creación de una comunidad de aprendizaje, pero no ha dejado rastros en cuanto a procurar hábitos reales de participación por parte de las familias. Más bien, se percibe cierta resistencia en contra a todos los niveles, salvo honradísimas excepciones, que sería necesario superar con ayuda de una mediación pedagógica: un equipo de educación social.

El olor a quemado aumenta si nos fijamos en el grado de absentismo más o menos consentido durante el curso anterior, que se prolonga en el actual por pura inercia; una alta conflictividad social en las aulas, que el nuevo equipo directivo, a pesar de su carácter forzoso y provisional, ha intentado afrontar con la mejor voluntad y resultados notables, a falta de un plan estructural que organice la convivencia.

La dotación informática del centro se ha quedado obsoleta. El fin del programa Escuela 2.0 no fue seguido por una alternativa viable con recursos escasos. La posibilidad de que las familias permitan a sus hijas e hijos llevar a las aulas sus propios dispositivos (BYOD): smartphones, tabletas o portátiles, como complemento a los pocos ultraportátiles con que cuenta el centro, tropieza con varios obstáculos, que no podemos salvar por nosotros mismos. El más grave, la falta de conectividad de la red. El ancho de banda disponible alcanza los 3 Mbps, en sus buenos momentos, aunque suele oscilar entre la nada y el mínimo necesario para usos administrativos.

Por si fuera poco, el centro arrastra una deuda oculta de 12.000 €, que solo ha ido saliendo a la luz conforme los acreedores se daban a conocer durante el primer trimestre. No hacen falta metáforas para reconocer otro síntoma de la patología del desastre.

El nuevo equipo directivo -provisional, repito- ha logrado afrontar los problemas de cada día, reinventando sobre la marcha un proyecto educativo que solo sigue vigente por ausencia de alternativa, dado que se remonta al año 2011.

No obstante, para reconstruir un centro educativo, al igual que la generalidad del sistema, no basta el esfuerzo, ni aun los sacrificios personales. No bastan las metodologías innovadoras: el aprendizaje basado en proyectos o el uso de portafolios, porque se quedan en la superficie, sin afectar a los mecanismos de exclusión social: absentismo, conflictividad, falta de compromiso, ligada a la falta de expectativas. Lo digo como docente enamorado de los proyectos y los portafolios como instrumentos de una evaluación auténtica, en la medida que fortalecen la subjetividad del alumnado, su crecimiento personal, su socialización armónica y sus competencias transversales para pensar, crear y convivir. Hablo de hechos insoslayables.

La inspección educativa ha radiografiado nuestro IES durante este curso, con criterios compartidos por el Claustro, y ha emitido un informe en el que sugiere las bases de un nuevo proyecto educativo: un plan de atención a la diversidad, otro plan de convivencia, un plan de compensación educativa, un plan de bilingüismo; lo cual significaría convertir los adjetivos que califican el centro en realidades que perduran a la rápida sucesión de docentes en busca de otro destino. Hacen falta planes, no para inmovilizar las aguas, sino para que sea posible evaluar su aplicación y proponer mejoras.

Sin embargo, lo que exige o recomienda la inspección trata, en realidad, de que la comunidad educativa pueda recrear la organización escolar que, hoy, está sumida en una profunda crisis. De poco serviría que el actual equipo directivo fuera sustituido el curso próximo por otro, igualmente provisional, o aún peor, impuesto a los docentes y a las familias. No se puede improvisar un proyecto educativo eficaz: tiene que surgir de un sueño compartido, gracias a la participación democrática de estudiantes, familias y docentes en el análisis de problemas y en el proceso de diseño.

En la actualidad, como constata el informe citado, muchos estudiantes y, en menor grado, las familias, confunden el centro educativo público con una suerte de Esparta que se hace cargo de los adolescentes para adiestrarlos a su manera. Afortunadamente,  esa ilusión nunca se hará realidad en democracia. La escuela es un ágora, tanto más la enseñanza secundaria, donde los aprendices comienzan a ejercer la ciudadanía y la capacidad emprendedora, en el mejor sentido: recrear la sociedad. La comunidad solo funciona si se comunica y participa.

#Recuperarlapública

Hay otro espejo en el que mirarse, tan real como el desastre constatado en cualquier búsqueda de Google. La regeneración de la cuenca alta del río Guadiamar movilizó a centenares de personas durante varios años, hasta que se creó el llamado Corredor Verde, desde Aznalcóllar y Gerena hasta las marismas del Guadalquivir. Ha sido una empresa colectiva que merece ser celebrada y recordada como parte de la memoria histórica reciente del pueblo.

El tejido asociativo de Aznalcóllar, comenzando por las AMPA, ofrece modelos y oportunidades para la “socialización rica” del alumnado a través de proyectos de aprendizaje contextualizados, como está ocurriendo en el CEIP Cruz Blanca, edificado pared con pared junto a nuestro IES. En concreto, la asociación ADECUNA de voluntariado medioambiental lleva una década trabajando en la recuperación de espacios naturales. Durante este curso, sus asociados están disponibles para intervenir como agentes educativos, en paralelo a la programación de sus propios proyectos, como puede comprobarse en el siguiente vídeo reportaje.

Está claro que la recuperación de la pública exige un aumento de las plantillas y de la inversión que haga posible el uso de las TIC, como alternativa al textolibrismo y a su doctrina de un currículum sin contexto.  Pero no se pueden crear materiales curriculares contextualizados sin abrir los muros del aula y programar la intervención de otros agentes sociales como coeducadores junto a los docentes, comenzando por el propio alumnado. A su vez, cualquier diseño supone que los docentes sean responsables pedagógicos de proyectos interdisciplinares o multicompetenciales, que disfruten de su profesión emotivamente y tengan confianza en su estabilidad, en vez de ser usados como peones en un gigantesco tablero burocrático.

¿Está la legislación actual a la altura de las capacidades de la comunidad educativa, aunque se insista muchísimo en la importancia del desarrollo de las competencias clave en el alumnado, las competencias profesionales en el profesorado, el compromiso de las familias? No, claro que no.  Sin embargo, cualquier cambio solo puede proceder de experiencias que aseguren la inclusión social como objetivo preferente, todavía más en Andalucía y, concretamente, en Aznalcóllar.

Todas y todos necesitamos aprender: el alumnado, las familias, pero también los docentes: ¿Cómo? Comunicando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s