Modern Mythology, the Gospel, Bildungsroman and the Transmedia Revolution

See on Scoop.itLengua ágil

Peter Usagi: ” The Power of Myth was one of the most popular TV series in the history of public television. In a series of six hour-long episodes, American mythologist Joseph Campbell peeled back the layers of mystery that had once shrouded our species ancient storytelling traditions” …

Si Campbell se dedicó al estudio del mito, mi yo investigador (hay otros) se implicó durante veinte años en descubrir todas las virtualidades del aprendizaje a través de la narración. No me refiero solo a los restos del ritual chamánico en forma de cuentos maravillosos, sino a la actualidad de los textos sagrados, la novela antigua y moderna, el Bildungsroman. Este último género es un punto de llegada.

No hay nada que interese más, sin cautivarlo, a un ser humano, que una novela de aprendizaje y, entre todos los subgéneros posibles (novela de educación, novela profesional, novela del artista, etc.), el Bildungsroman moderno y contemporáneo, en constante cambio al ritmo de los cambios sociales. Todavía está por desplegar el enorme potencial de la multimodalidad digital a la hora de narrar una historia de aprendizaje. Quienes lo hagan obtendrán reconocimiento durante años, quizá décadas o siglos. 

Una vez hecha esta alabanza humanista a la buena fama del transmedia…

…conviene recordar que el Bildungsroman se caracteriza por enfocar la trama sobre una parte, más o menos breve, de la historia vital de los personajes (puede haber varios protagonistas, como en la novela coral: Dos Passos, Cela). Se trata de un periodo de transformación, un cambio de identidad radical. A diferencia de los ritos de iniciación, en la novela se indagan las causas, motivos, fines de esa metamorfosis. El medio por el que cruza la heroína…

(hace más de un siglo, desde las hermanas Brönte, que el Bildungroman es femenino; en España, Carmen Laforet, Rosa Montero, Almudena Grandes, Lucía Etxeberría)

…no es un esquema fantástico, sino un mundo social cuya sustancia es el diálogo. La “prueba del diálogo” permite aprender a la heroína y a los lectores-aprendices al mismo tiempo. Incluso aunque los protagonistas concluyan su vida trágicamente, su aprendizaje se transmite a la sabiduría de quienes leen. Probablemente esa fuera la intención de los autores.

Pues bien, no hay que ser un genio para darse cuenta de que esa configuracion del relato moderno se había prefigurado en los evangelios, en mayor medida que en otros textos sagrados: las vidas de Budha, la vida de Moisés en la Torá, la vida de Mahoma en el Corán.

Con eso no le otorgo ninguna superioridad, sino que constato el poder de atracción y la calidad estética de unos textos literarios.

Por lo demás, mi evangelio preferido no es el diálogo filosófico de Juan, sino el storytelling oral de Marcos. El “evangelio feo” que ha recuperado su valor en la edad contemporánea, a la vez que ganaban verosimilitud las novelas de aprendizaje. A pesar de su celeridad, permite ser narrado una noche tras otra y experimentar cada paso de la historia de aprendizaje que le subyace. Generalmente se habla de los Doce como aprendices (duros para aprender), pero yo me refiero a Jesús, el aprendiz.

Nada que ver con dogmas ni persecuciones, excepto la sufrida por el héroe del relato. 

Mira por donde, la narración que ha nutrido más propuestas transmedia (no solo adaptaciones, sino recreaciones maravillosas) ha sido el Gospel. Solo dos ejemplos: el Gospel propiamente dicho y Lorca, “Poeta en Nueva York”.

 

See on www.modernmythology.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s