El apasionante estudio del Lenguaje Humano: un misterio vivo en cualquier lengua

Adelanto lo que será, por fin, la publicación en papel (ya estaba en la red, aunque en una versión Beta) de una investigación de veinte años sobre el Tu’un Savi, la lengua mixteca en la Montaña de Guerrero, México. Espero que después de leer y paladear esta introducción general a una Nueva Lingüística, siempre renovada por miles de investigadores y miles de millones de hablantes, queráis disfrutar del resto… con un poco más de esfuerzo.

Paisaje de la Montaña mixteco-amuzga

1.1. Economía específica

Cualquier analista necesita guardar en la maleta las herramientas quirúrgicas y desarmarse, de acuerdo con un protocolo exigible en cualquier relación humana, para adaptar sus esfuerzos de comprensión y explicación al modo específico en que la lengua vive en sus hablantes, construye e interpreta su mundo de la vida (Lebenswelt).

El acercamiento que aquí propongo es integral, comenzando por la lengua visible y participable en su práctica (o pragmática). Pero no renuncia a descubrir el secreto oculto en cualquier lengua: su economía específica para servir a la comunicación humana en todos los sentidos. La oralidad no es una especie de hándicap o una minoría de edad, sino un índice de desarrollo que diferencia radicalmente a las lenguas en uso de las muertas. A través de la lengua, los mixtecos han construido una cultura propia; y por medio de su acción comunicativa, la siguen transformando.

Fotografía de José Francisco Barberá

1.2. Lo común a todas las lenguas: el aprendizaje humano

Más allá de un ambiguo indigenismo, el estudio de la lengua mixteca me ha permitido acercarme al misterio que subyace a todas las culturas: los paralelismos entre la ontogenia y la filogenia, el aprendizaje de cualquier lengua y el origen del lenguaje.

A los mixtecos no les han faltado oportunidades para el contacto lingüístico, las cuales se reflejan en el enriquecimiento de su léxico gracias a los intercambios con otras lenguas: náhuatl, amuzgo, zapoteco, tlapaneco, trique, español o inglés. Pero han creado, conservado y transmitido unas formas de relación social y una cosmología que dejan vislumbrar lo más genuino de la especie humana: 1) las categorías de los determinantes que distinguen entre animales, materia/máquina, personas (mujeres y hombres, persona inclusiva) y cosas (II.4.2), y son fundamentales para construir la Flexión (II.5); 2) las proformas que organizan la percepción del espacio y el tiempo, a más de especificar algunos de los argumentos narrativos que estructuran cualquier texto y cualquier enunciado: ayudante, destinador y destinatario, origen y meta, etc. (II.4.4).

La investigación de las formas específicas del Tu’un Savi es compatible con el estudio de las formas abstractas de la Facultad de Lenguaje que ha deducido la gramática generativa durante cinco décadas, hasta la sencillez pretendida por la propuesta minimista. Las categorías de la Flexión y las especies de los argumentos (en el enunciado y en el texto) no pueden pasarse por alto, sea cual sea el método de análisis. Nos demuestran que la lengua ha surgido de la experiencia social sobre el cuerpo vivo y, concretamente, sobre el cuerpo humano (embodied mind o, según propongo, body minded). Las raíces de esa experiencia, como podrá comprobarse, no están en la guerra ni en la dilapidación del medio ambiente, sino en la capacidad de sentir con los demás seres a través de una estética compartida.

Lo que la sociedad considera válido –de modo consciente o inconsciente-, organiza su manera de comunicarse, y viceversa. No existe una estructura completamente inconsciente, que determine el uso de la lengua e impida el aprendizaje personal y colectivo. En la medida que no es un mero reflejo de la genética, sino un producto de la cultura, la estética del mundo vital está sujeta a cambios, a la vez que facilita el aprendizaje infantil. Cualquier novedad que contribuya de alguna manera al desarrollo humano en una cultura se incorpora a esa matriz como parte del aprendizaje colectivo, el cual es recreado por la memoria en otros muchos símbolos. Así está ocurriendo con la emancipación de las mujeres en el pueblo mixteco y en otras culturas. Durante épocas anteriores ocurrió lo contrario, por medios represivos, como se refleja en los usos sexistas de cualquier lengua y, también, en el Tu’un Savi.

Considero que la Lingüística es una herramienta útil para que el proceso de aprendizaje humano sea menos inconsciente y las estructuras sociales no se impongan como un destino trágico a la mayoría de los hablantes. En este punto me hago cargo de una tradición que se remonta al origen del discurso metalingüístico, mucho antes que se hiciera uso de la escritura. La lengua es tan intrínseca y tan necesaria a los seres humanos que los cambios en su relación con el medio no pueden menos que dar lugar a nuevas estructuras; de similar manera, la reflexión sobre la lengua como un medio transformable y mejorable acompaña siempre los procesos de cambio social. En consecuencia, no basta con descubrir cuál sea la lógica universal de la Facultad de Lenguaje para hacer más sostenible la vida, sino que es necesario desentrañar y poner en cuestión, cuando sea necesario, los símbolos que construyen nuestra sensibilidad por medio de una lengua concreta.

1.3. El lenguaje humano, en génesis permanente

1.3.1. Cuidado con la lengua

En el capítulo 9 detallaré algunos aspectos de una hipótesis que no atañe solamente al mixteco, sino a la génesis de la capacidad de lenguaje. La correlación entre la pragmática y la estructura formal de la lengua; o, dicho de otro modo, entre la sintaxis pragmática y la sintaxis de la oración, se hace mucho más perceptible en la lengua oral y todavía más en una cultura oral. La importancia de la sintaxis pragmática ha sido oscurecida por el interés razonable en desentrañar la lógica formal del lenguaje. Pero esa estrategia de la Razón ha conducido a la aberración de sustituir el ideal de humanidad por el sueño (o la pesadilla) de una máquina perfecta. De distinto modo, el lenguaje humano surgió –y sigue surgiendo en cada niña o niño- de la articulación entre los TEMAS relevantes en un contexto comunicativo y una estructura formal donde se hacen ostensibles.

Más en concreto, el estudio del aprendizaje infantil (Martínez Sánchez: 2010) deja ver que el lenguaje habría sido innecesario y superfluo si no fuera por su utilidad para el cuidado de los seres más vulnerables y para el acompañamiento del cachorro humano durante una prolongada infancia y una todavía más larga adolescencia, que hoy abarca la vida entera: el aprendizaje de por vida (Lifelong Learning). De otra manera, el estudio de una lengua concreta, como el Tu’un Savi, permite verificar la hipótesis y poner en cuestión algunos de los prejuicios que discriminaban la cultura oral frente a la escritura: carencia de lógica, irracionalidad.

1.3.2. Un ser corporal en un mundo vital

El Tu’un Savi hace ostensible la intención de los interlocutores por medio de una rica estructura de TEMAS; lo cual deja sin sentido el supuesto de que la cognición humana se basase en la detección de un solo tópico global (un solo principio o axioma), con unas categorías cerradas y nítidas, en lugar de manifestar la vida humana en toda su complejidad: necesidades, emociones, deseos y afectos.

Por supuesto, los pensamientos humanos no son de rango inferior por incorporar e investirse con tales modalidades, sino que, sencillamente, son más complejos de lo que podría simular cualquier máquina; a no ser que consista en una criatura corporal e incorporada al mundo vital, sea cual sea su origen en el universo. Quizá esa conclusión anticipada sea también útil a quienes se preocupan por la Inteligencia Artificial, en la medida que los sistemas cibernéticos lleguen convertirse en seres corporales e interpersonales. Lo contrario, es decir, que los seres humanos se reduzcan a máquinas supuestamente perfectas, sin comunicación real entre sí (o sometidas a un simulacro de interacción), ya se ha demostrado imposible.

Como cualquier cuidadora o cuidador saben, la atención por los TEMAS relevantes en la comunicación se despliega en un haz de procedimientos, de manera que la vida humana (y, potencialmente, la vida de cualquier ser) sea sostenible, crezca, madure, se haga autónoma y, a su vez, cuidadora. La pregunta por qué sea lo más relevante en nuestro lenguaje sería imposible sin el lenguaje mismo; pero el lenguaje no habría surgido si no fuera por las exigencias del cuidado en las relaciones interpersonales. Su admirable y sobrecogedora sutilidad para captar aspectos de lo real (y para evaluarlos) habría resultado superflua e innecesaria al ente más poderoso de un ecosistema; pero era imprescindible para que sobreviviera el más vulnerable. Hoy, esa virtud intrínseca al lenguaje puede ponerse al servicio de la diversidad biológica y cultural (ambas son inseparables) en todo el planeta.

Fotografía de José Francisco Barberá
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s